Callos y Callosidades

Son capas de piel engrosadas causadas por la repetitiva presión o fricción. Las callosidades inician como un mecanismo protector de la piel, y a medida que va engrosando se forma el callo, el cual genera una presión en los tejidos blandos causando dolor.

 

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LOS CALLOS Y CALLOSIDADES?
En general la principal causa de las callosidades es el incremento de la presión y/o la fricción a la que es expuesta la piel de los pies. En muchos casos, esto es resultado del uso inadecuado de calzado, especialmente si es muy puntudo. Si esto ocurre, la zona más afectada es el dorso de los dedos y en muchas ocasiones aparece un núcleo que comúnmente es llamado ojo de pescado u ojo de gallo, los cuales tienden a ser muy dolorosos al contacto y la fricción. Esta condición empeora si el zapato aparte de puntudo es de tacón alto, dado que la carga del cuerpo se soporta en el antepie empeorando los síntomas mencionados.

En caso de que el paciente decida no acogerse a ninguno de los tratamientos correctivos anteriormente mencionados, otra muy buena opción para mantener la afección controlada es asistiendo periódicamente a una cita de Pedicure Médico en la cual se hace el retiro frecuente de las callosidades.

En pacientes con diabetes y otras alteraciones de la sensibilidad se debe prestar especial cuidado, debido a que este aumento de presión puede generar úlceras. Al igual no se recomienda quitarlos por medios mecánicos usando lija o piedra pómez, o con callicidas debido a que se pueden lesionar sin darse cuenta.